Mucho se ha hablado de las ventajas de la cubierta plana desde su aparición durante el movimiento moderno, pero poco se ha hablado de las virtudes de la cubierta inclinada a lo que la incorporación de la luz se refiere.

Uno de los puntos a destacar de las cubiertas tradicionales es la facilidad de generar puntos de luz relativamente sencillos a través de la propia inclinación de la cubierta. Éstas, permiten generar de manera sistemática un foco directo o indirecto de luz natural, a través de carpinterías, con las mismas ventajas de desaguado que la propia cubierta.
Además la propia morfología de la cubierta da lugar a distintos modalidades de aberturas, dependiendo del tipo de encuentros entre planos inclinados , adaptando el propio hueco a la cubierta.

La luz natural en viviendas

Esta distinta morfología de entender la luz dentro de una cubierta inclinada, es visible también desde el exterior. Los focos de luz ( o aberturas) pueden integrarse dentro del material de cubrición de la cubierta ( tejas por ejemplo) encajando los huecos a la modulación de la cubierta, haciéndola ser una parte más del plano. Como si de una fachada más se tratase. La quinta fachada.

La luz natural en viviendas

Además, mientras que la iluminación en una fachada o una cubierta plana, la luz natural depende exclusivamente a su orientación, en una cubierta inclinada, podemos elegir cual de los faldones responde a la orientación idónea para abrir al exterior, su ángulo de inclinación dependiendo de su latitud y sobre todo la relación con el entorno, para proyectar los encuentros que favorezcan la entrada de luz al interior.

La luz natural en viviendas

La luz en cubiertas inclinadas

Es por ello que una cubierta inclinada ofrece tanto en geometría, como por propia naturaleza un punto muy favorable para incorporar la luz natural al interior de las estancias.

PARA SABER MAS SOBRE CUBIERTA INCLINADA Y TEJAS MIRA ESTE ENLACE