Inicio Facebook Twitter Youtube Pinterest

UN CIENTÍFICO AUSTRALIANO PROPONE UN NUEVO CEMENTO ECOLÓGICO

20 de septiembre de 2002 en Nuevos materiales por TODOARQUITECTURA.COM

Existe una forma de volver nuestras calles tan verdes como la selva tropical amazona. Casi todas las construcciones que nos rodean podrían ser convertidas en estructuras que absorben el dióxido de carbono [CO2], el principal gas de efecto invernadero responsable del calentamiento global. Todo lo que necesitamos hacer es cambiar nuestra forma de producir cemento.



Siguiendo los pasos de la Universidad de Málaga y CIDIMAC que, como anunciamos en mayo, estudian la fabricación de un “hormigón verde”, John Harrison, especialista en tecnología de Hobart, Tasmania, al sur de Australia, afirma que su cemento alterno, basado en carbonato de magnesio en lugar de carbonato de calcio, podría reducir los cambios climáticos sin sacrificar la vida moderna.



Quiere reemplazar el cemento tradicional, conocido como Portland, por una sustancia que llama ‘cemento ecológico’. Este material a base de magnesio, dice, podría ser más barato de fabricar que el cemento Portland, más duradero y también absorbe el CO2.



De acuerdo con Harrison, si la industria de la construcción le hace caso, ciudades y sus suburbios podrían convertirse en vertederos de CO2 tan efectivos como, por ejemplo, la hierba natural y los espacios arbolados que sustituyen.



Gran parte de nuestro mundo moderno está edificado con cemento Portland, inventado en 1824 por Joseph Aspdin, un albañil inglés.



El cemento Portland resultó barato de producir e inmensamente versátil, y pronto se convirtió en ingrediente básico tanto del concreto como del mortero. Cada año se producen a nivel mundial unas mil 700 millones de toneladas de cemento Portland, un asombroso promedio de un cuarto de tonelada por cada habitante del planeta. Pero existe un problema.



La fabricación de este cemento genera dosis masivas de CO2. Este hecho se debe en parte a las enormes cantidades de energía necesaria para elevar a mil 450 centígrados la temperatura de los hornos de cemento requerida para calcinar el carbonato de calcio, producido de arcilla o caliza.



El proceso de conversión en polvo en sí también genera CO2. Por cada tonelada de cemento Portland saliendo de los hornos, aproximadamente una tonelada de gas CO2 se escapa a la atmósfera. La fabricación de cemento representa aproximadamente un 7 por ciento de las emisiones humanas totales de CO2 a nivel mundial.



La solución de Harrison, comercializada por su pequeña compañía TecEco, es sustituir el carbonato de calcio en los hornos por carbonato de magnesio.



De acuerdo con Harrison, su material conlleva una serie de importantes ventajas medioambientales. Para empezar, los hornos no necesitan ser tan calientes. El carbonato de magnesio se convierte fácilmente en óxido de magnesio a alrededor de 650 grados.



Esto significa que las emisiones de CO2 resultantes del calentamiento del horno básicamente se reducen a la mitad.



La idea constituye una ‘primicia mundial’, expresa Fred Glasser, del departamento de química de la Universidad de Aberdeen, Escocia, una de las principales eminencias en materia de tecnologías de cemento.



Asociaciones industriales contactadas por la revista científica estadounidense New Scientist no estaban enteradas del nuevo cemento ecológico de Harrison y siguen opinando que las fórmulas a base de magnesio no son fiables. El principal problema, expresa Glasser, es que ‘la industria de los materiales de construcción es extremadamente conservadora’.


TC TODOCONSTRUCCION S.L.
Glorieta Plácido Fernández Viaga S/N
(Rotonda del Parque Tecnológico de Andalucía)
Apartado de correos 8 29590 Málaga
Línea 25 de autobuses urbanos.
TELÉFONO 952 43 42 00
FAX 952 43 35 18
MAIL tc@todoconstruccion.com
HORARIO Abierto de lunes a Sábado de 8 de la mañana a 20 horas
Sábados de 8 a 14 horas
TodoConstrucción colabora con